Cómo disfrutar de una Navidad sin estrés

Cómo disfrutar de una Navidad sin estrés

Al Año Nuevo está a la vuelta de la esquina y este mes se postula como uno de los más ajetreados en la vida de cualquier persona. Cenas familiares, fiestas de empresa, amigos invisibles o los regalos hacen de diciembre uno de los meses más intensos del año. Sin duda, una de las épocas en la que se concentran más compromisos y obligaciones que, al final, nos apartan del verdadero objetivo de estas fechas: conectar de verdad con nuestros seres queridos. ¡Y es que vivir una Navidad sin estrés parece una tarea imposible! Para que puedas disfrutar más de tus hijos y tu ciudad sin presión, te proponemos estos consejos.

Navidad sin estrés: ¿Qué quieres hacer realmente en estas fechas?

Esta es la primera pregunta que debes responder. Para ello, lo mejor es reunir a toda la familia y debatir juntos cómo queréis pasar estas fechas tan señaladas. Tantos los adultos como los niños deben tener voz en esto y planear vuestro tiempo libre alrededor de esas ideas. Si en lugar de acudir a todos los sitios con decoración navideña de la ciudad o acudir a diferentes fiestas por compromiso, deseáis optar por un plan más hogareño, hacedlo. Es importante aprender a decir que no a las invitaciones si realmente no os traerán felicidad. Elegir pasar estas fechas a vuestro gusto os garantizará una Navidad sin estrés para todos.

Respeta tus propias tradiciones

Los niños valoran mucho las tradiciones y esperan que, año tras año, se repitan. La espera se vuelve más emocionante porque saben qué les espera. Ya sea decorar juntos la casa, cocinar juntos una comida especial o acudir al mercadillo navideño del barrio, estas actividades estrechan los lazos entre padres e hijos. Además, nadie dice que las tradiciones no puedan evolucionar. Si tus valores cambian a lo largo de los años, o incluso tus gustos y los de tus hijos, ¿por qué no adaptar viejos planes y adecuarlos a un nuevo estilo de vida? Lo más importante es encontrar algo que os traiga felicidad y os motive a pasar un tiempo juntos que sea significativo para todos.

Vive una Navidad sin estrés y conecta con tus hijos

Aléjate de la idea de unas Navidades de película

Gran parte de la ansiedad de estas fechas suele venir de la presión de crear una experiencia perfecta. Los anuncios, las redes sociales y las películas muestran un ideal que, al tratar de cumplir, traen consigo frustración. Pero hay que recordar que estas fechas no son recordadas a lo largo de los años por tener una casa perfectamente decorada, sino por los ratos que se compartes con tus seres queridos. Por eso, no te dejes influenciar por las imágenes de una celebración perfecta y crea la experiencia más adecuada para ti. Lo más importante es trabajar en una conexión más profunda con tus hijos y eso se consigue pasando tiempo con ellos y disfrutando cada segundo.

Evita las compras de última hora

No hay nada mejor para vivir una Navidad sin estrés que planear con tiempo los regalos. A lo largo de los años seguro que habrás oído este consejo, pero no está mal que lo volvamos a repetir: ¡No dejes las compras para el último momento! Esto tiene su porqué, y es que ponerse a buscarlo todo el último día es garantía para encontrar muchas colas, no conseguir lo que buscas y gastar más dinero del que tenías pensado. Es decir, la receta perfecta para un desastre navideño. Por eso te recomendamos que planifiques con tiempo todo lo que quieres comprar y que compruebes que encaja en el presupuesto marcado. Una vez hecho esto, apuesta por comprar online para evitar colas y ceñirte a tus objetivos. Como no pasearás por pasillos llenos de sugerentes opciones, evitarás la tentación de comprar más de lo que tenías pensado llevarte en un principio.

Disfruta de una Navidad sin estrés comprando los regalos con tiempo

Además, te proponemos una idea que te permitirá ahorrar en obsequios y molestias, a la vez que pasas un rato entretenido en familia. ¡Hacedlos vosotros mismos! Cread así presentes cargados de amor y totalmente personalizados sin que ello implique gastar mucho dinero. Puedes, por ejemplo, reservar un par de tardes o un fin de semana a la confección de los mismos, haciendo así un plan hogareño que te permitirá conectar con tus pequeños a la vez que hacéis algo creativo.

Disfruta del placer de dar

¿Sabías que la filantropía produce felicidad? Así lo ha demostrado un estudio realizado en la Universidad de Zúrich en el que han participado 50 personas. A todos ellos les dijeron que les iban a dar cierta cantidad de dinero; una mitad debía gastarlo en sí mismos y los demás debían gastarlos en otra persona. Durante el estudio se descubrió que aquellos que invertirían el dinero en hacer regalos o donativos tomaron decisiones de carácter más altruista, fueron más amables y su cerebro estuvo más en contacto con las áreas que se relacionan con la felicidad. Apuesta por tener un gesto desinteresado y enseñar a tus hijos el placer de dar para que tener una Navidad sin estrés y, por qué no, tener un año nuevo en el que la generosidad sea una fuente de alegría para todos.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto los aspectos legales y privacidad que se detallan aquí