4 Trucos para ampliar el vocabulario de nuestros hijos

4 Trucos para ampliar el vocabulario de nuestros hijos

El retraso del habla y el lenguaje en la infancia es bastante frecuente. Alrededor de uno de cada cinco niños aprende a hablar más tarde que otros de su edad. ¿Deben los padres preocuparse? ” A veces es difícil diferenciar entre lo que es normal y tan solo se trata de inmadurez en el desarrollo, de aquello que es un problema y por lo tanto precisa ser valorado por un especialista”, explican desde la Asociación Española de Pediatría.

Ampliar su vocabulario es fundamental para que se expresen mejor. Muchos problemas de comunicación y socialización están relacionados con el retraso en la adquisición del lenguaje.

¿Cuántas palabras debería decir?

La edad a la que empiezan a hablar varía de uno a otro. “Muchos bebés balbucean alegremente ‘mamá’ y ‘papá’ mucho antes de su primer cumpleaños, y la mayoría de los pequeños pueden decir en torno a 20 palabras cuando tienen unos 18 meses”, explican en este artículo de FAROS, la publicación del Hospital Sant Juan de Deu. A partir de los 3 años el vocabulario del niño debería ir aumentar cada vez más y tendría que ser capaz de combinar tres o más en frases más largas.

Si nuestro hijo tiene un vocabulario muy reducido debemos estar atentos a su evolución porque puede ser un síntoma de un retraso del habla. Si solo dice determinados sonidos o palabras de forma repetitiva y no puede utilizar el lenguaje oral para comunicar más que sus necesidades inmediata, debemos consultar con el pediatra.

En el momento en el que el médico considere que no se trata de ningún problema físico, como por ejemplo de audición, debemos hacer un esfuerzo en la familia e intentar estimular su vocabulario. Tenemos que dedicar mucho tiempo a comunicarnos con ellos. Incluso durante la etapa de la lactancia podemos hablarles, cantarles y animarlos a que imiten gestos y sonidos. Introducir nuevos vocablos es importante para que vayan adquiriendo más vocabulario.

Ampliar vocabularioTrucos para ampliar vocabulario

Aprender mediante el juego es fundamental en esas edades y es una de las formas efectivas para ampliar su vocabulario. Se puede utilizar como metodología de aprendizaje, ya que nos ayudará a captar y mantener su atención. Jugando aprenden mientras se divierten, por ello vamos a contar 4 sencillos trucos para aumentar el vocabulario de vuestros hijos.

1. Aprovechar la vida cotidiana

Cualquier actividad puede ser un buen momento. Si vamos a la compra con ellos podemos ir nombrando los alimentos que echamos en el carro. También podemos hacerlo cuando vamos en el coche o en el autobús. Por ejemplo, contando en voz alta lo que nos vamos encontrando como un poste, una farola, otro coche o un cartel publicitario. Incluso podemos dejar algunos objetos encima de la mesa del comedor e ir preguntándoles sobre vocablos con los que se puedan decir. Siempre hablando de forma sencilla, divertida y contestando sus preguntas cuando no conozca alguna. Si lo planteamos como un juego, aprenderán sin darse cuenta.

2. Usar sinónimos

La forma en la que nosotros hablamos también puede influir en su vocabulario o expresiones. Una buena idea es utilizar sinónimos para nombrar a los objetos. Aunque creamos que no nos ha escuchado, si las repetimos de vez en cuando le empezarán a sonar. Conocer más vocablos, siempre resultará enriquecedor para ellos.

3. Gesticular siempre

Las palabras se escuchan, pero no se ven. Si al mismo tiempo hacemos algún gesto, el niño seguro que las recordará con más facilidad. También podemos hacer un dibujo y colocarlo con un imán en la nevera para que se acuerde esa semana. Cuantos más detalles incluyamos en él, resultará más efectivo porque los matices enriquecen. Podemos hablar de lo que hemos pintado y explicar cada elemento para aportarle nuevas ideas. Por ejemplo, si dibujamos un cisne podemos añadir un lago y otros animales acuáticos que vivan allí.

4. Leer con ellos

Buscar lecturas adecuadas para su edad es básico para mejorar sus habilidades. Pueden ser de tapas duras o blandas y siempre con ilustraciones que le animen a conocer nuevas palabras. Lo ideal es empezar cuando son bebés. Existen libros para esa etapa con texturas para palpar como una tela y sonidos divertidos.

Cuando vayan creciendo podemos seguir leyendo con ellos, y en este momento ya nos podrán ir nombrando lo que ven, como una casa, un parque, una escuela o un pato. Cuando todavía no saben leer les encantan los poemas, las canciones infantiles y los cuentos populares. Podemos introducir en la lectura de estos cuentos los sinónimos y otras palabras.

Si ya saben leer solos, podemos acompañarlos en esta actividad todos los días. Los padres tienen la posibilidad de aportar nuevas palabras o dobles sentidos que nunca habrán escuchado. Una costumbre familiar que les ayudará además a fomentar su interés por la lectura y la escritura. Además, se convertirá en un momento mágico en el que estrechar la relación con ellos después de la jornada diaria.

Intentar enriquecer su vocabulario, debe ser siempre una prioridad para la familia en sus primeros años. Sus beneficios seguro que nos sorprenderán en el futuro y les ayudará en sus estudios y habilidades de comunicación.

También te puede interesar:

Aquí debajo debe aparecer el contenido intext video

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto los aspectos legales y privacidad que se detallan aquí